¿Qué hace un Diseñador Gráfico?

Los Diseñadores Gráficos conceptualizan y elaboran artes gráficas y materiales visuales para comunicar de manera efectiva la información contenida en libros, revistas, publicidad, películas, empaques, afiches, logos, anuncios y medios digitales, tales como páginas web. Sus creaciones van más allá del fin artístico, ya que abarca la funcionalidad comercial.

Por lo general, estos profesionales trabajan de forma autónoma, aunque también pueden trabajar para agencias de Diseño Gráfico, Publicidad y de producción multimedia o por empresas que cuentan con departamentos creativos

Como habrás visto por la definición, un diseñador gráfico está a medio camino entre el artista y el comunicador. Su labor no es siempre vender algo, pues hay muchas especialidades de diseño gráfico más allá del diseño publicitario. Podríamos decir que el diseñador gráfico es un comunicador visual.

Como ya hemos dicho, existen varios tipos de diseñadores gráficos. Para que te hagas una idea, estas son algunas de las profesiones que pueden desempeñar este tipo de profesionales:

  • Art Production Manager
  • Brand Identity Developer
  • Desarrollador multimedia
  • Director de Arte
  • Director creativo
  • Diseñador de infografías
  • Diseñador de interfaces gráficas
  • Diseñador de logos
  • Diseñador web
  • Ilustrador
  • Package Designer
  • Visual Image Developer

Y estos son solo unas pocas profesiones de un listado más extenso, aunque es habitual que un diseñador realice varias de estas funciones. Así que si aún no sabes qué estudiar para ganarte la vida, y te consideras una persona creativa.

Aunque hay muchos tipos de diseñador gráfico, lo cierto es que casi todos comparten un modus operandi muy similar. A saber, lo primero que necesita un diseñador para empezar a trabajar es un briefing. Básicamente un documento que recoge las infecciones básicas del diseño que quiere realizar. A partir de eso empieza su labor.

La profesión de diseñador gráfico se ha digitalizado mucho en los últimos años, pero aunque el ordenador se ha convertido en su primera herramienta de trabajo, siguen necesitando una buena fuerte de arte clásica. Es como en las matemáticas, aunque se use la calculadora, aun hay que saber cómo sumar a mano.