El propósito del empaque. Los empaques, cuando se hacen correcta y creativamente, son lo que finalmente vende al producto. Llaman la atención, mandan un mensaje y hacen que los consumidores se sientan de una manera específica.

Saber cómo hacer que tu producto sobresalga de entre los demás en los estantes puede ser difícil, así que mira estos sensacionales 50 ejemplos de empaque y consejos para dibujar con inspiración y aprender cómo hacer que tu empaque le sea atractivo a las masas.

01. Usa patrones.- Usa patrones para mejorar una simple forma de empaque. Este empaque de herramientas es simple en estructura, sin embargo mejora con las interesantes líneas del fondo. El esquema de color le da calidad, todo se siente americano y las herramientas hablan por sí solas.

02. Considera todo el espacio disponible.- Cuando creas un empaque, usa cada pulgada disponible. Esta caja usa un bonito patrón floral en el interior. En lugar de dejar el interior sin tocar, el patrón hace que la caja se sienta de mayor calidad, lo que, en turno, hace que el producto que está dentro de la caja se vea de mayor calidad.

03. No le temas a la simplicidad.- A veces la simplicidad es la clave y eso es cierto en este empaque. El material reciclado en un tono tierra le da una sensación a tierra, que se solidifica con la ilustración de la pluma. Los brillantes estallidos de color en las etiquetas le vienen bien al diseño, dándole un giro un poco más moderno al empaque.

04. Piensa sobre la experiencia.- Considera las acciones por las que pasará una persona mientras interactúa con tu producto. En este caso, el producto son unas zapatillas de lujo. Ya que son un artículo de lujo, vienen adentro de una bolsa corrugada anti polvo, que después se coloca dentro de la caja. El comprador abrirá la caja y verá otro empaque protector dentro y luego descubrirá las zapatillas. Este simple acto de hacer el empaque en capas le da un aspecto lujoso, y les hace más fácil a los compradores el poder gastar unos cuantos dólares más por la experiencia.

05. Complementa el producto.- Asegúrate de que tu diseño complemente el producto que está adentro. Este paquete luce simple y natural, igual que lo que está adentro. Puedes ver todas las partes y las piezas que estás obteniendo antes de comprarlo, así que da la impresión de transparencia y de estar orgulloso de lo que vendes.

06. Sé juguetón.- Si tienes la oportunidad de ser juguetón con tu empaque, hazlo. Este empaque es increíblemente juguetón y a la vez muy simple. La ilustración interactúa con el producto pero lo deja brillar. Los colores relacionados con las bayas y el acto del personaje comiendo bayas indican su calidad.

07. Sé audaz.- Usar múltiples colores y formas en un patrón interesante es una buena manera de sobresalir. Este empaque de tequila utiliza esas cosas y tiene una imagen única. Se ve divertido, juguetón, y promete un buen rato si lo escoges.

08. Rompe el molde.- Si tienes un producto que es producido por mucha más gente también, trata de ser innovador en cuanto a cómo lo muestras. Este empaque de miel dio un paso en el sentido opuesto al típico tarro de vidrio o plástico y su contenedor está hecho de cera de abeja. Lo que es mejor, una vez que usaste todo el producto, puedes voltear el contenedor y encontrarás una mecha en el fondo. Entonces quemas el empaque y lo haces totalmente libre de deshechos.

09. Considera el proceso.- Si tu producto es algo que crees vale la pena de ser regalado, muéstralo de esa forma. Este limoncello fue creado para ser un regalo y fue empacado apropiadamente. El papel blanco protege la botella de vidrio dentro del cilindro alto. Cuando abres el cilindro, puedes desgarrar el papel de encima de la botella, que nos recuerda el hecho de abrir un regalo común que viene empacado.

10. Usa estilización.- No te sientas obligado a hacer tus ilustraciones y gráficas completamente realistas. Si puedes estilizar tus imágenes y usarlas como un elemento de textura, hazlo. Este empaque usa una ilustración simple de una cabeza y pelo. El pelo se mueve a través de la caja creando un patrón en el fondo. A primera vista, tú no sabes que es lo que el patrón está haciendo, pero conforme exploras el empaque, te das cuenta de que todo el tiempo ha sido pelo.