El efecto de la humedad en los embalajes de cartón corrugado

Resulta muy común que, al envío de una mercancía, existan daños del producto debido a que el embalaje de cartón corrugado no resistió a la manipulación y la estiba del producto. Este es uno de los factores importantes en la pérdida de resistencia original de la caja: Su incremento de humedad.

Las cajas de cartón corrugado están elaboradas a partir de papeles, y estos a su vez fabricados principalmente a partir de celulosa, la cual tiene como característica natural el ser altamente higroscópica; y se debería partir del hecho de que una caja, al momento de ser fabricada, se considera con un porcentaje de humedad prácticamente nulo. Esto hace que la caja fabricada tenga una mayor resistencia al ser más rígida.

Ahora bien, cuando el producto es enviado en el proceso de distribución a zonas con una humedad relativa más alta, la caja de cartón tenderá a absorber esta humedad y, por consiguiente, disminuirá la rigidez y su resistencia a la estiba tendrá un decremento significativo. Recordemos que la resistencia a la compresión o a la estiba puede ser determinada en forma directa a través del equipo BCT (Box Compression Test), que se muestra en la

O, en forma indirecta, a partir de la determinación del ECT (Edge Crush Test), método que mide la capacidad de compresión de una sección de la caja. O a partir de la determinación de la rigidez del cartón

Una forma común de solucionar este tipo de situaciones, que en muchas ocasiones no son entendidas en su totalidad, es incrementar la resistencia a la compresión de la caja, con su respectivo incremento de costo, siendo esta forma la menos conveniente de abordar esta problemática. Considero que la solución se debe dar en dos aspectos, el primero controlando la capacidad de absorción de humedad del cartón a partir de dos métodos:

1. Medidor de humedad. Este método nos permite determinar en un momento específico la humedad con la que cuenta el cartón, así puede determinarse el porcentaje de humedad al momento de la recepción de las cajas, o cuando se fabrican los productos, es decir, al utilizar la caja para poner el producto terminado; finalmente, para medir la humedad cuando el producto se encuentra en el lugar de destino. De esta manera se pueden determinar las variaciones de humedad que ha sufrido el material, entendiendo que un incremento de humedad repercutirá en el desempeño de la caja

Esta información resulta fundamental para predecir el comportamiento de la caja en su operación, ya que por ejemplo, en el caso de que una caja tuviese una humedad inicial de 1%, al llegar a su destino en una costa, donde existe una humedad en el medio ambiente de 85%, el cartón después de unos días habrá absorbido humedad llegando a tener 8%, por lo que presentará un incremento de 7% conforme a la humedad inicial.

Para nuestro caso si consideramos que la compresión original era de 250 Kg, la compresión final de acuerdo a la relación anterior será de: Cf = 250 x 0.616 = 154 Kg

Lo cual implica una pérdida significativa de la resistencia a la compresión, ya que si el producto pesa 15 Kg, con una resistencia de 250 Kg permitiría una estiba de 16 cajas apiladas una sobre otra, mientras que con la compresión final solo se podrán estibar 10 cajas, por lo tanto si el material ha sido diseñado para soportar una estiba de 16 cajas, con toda seguridad al momento que el producto llegue a su destino se tendrán problemas de estiba en los almacenes.

Este artículo, desarrollado por el IMPEE

//