El cartón constituye un símbolo del gasto y sus excesos. También un ejemplo de esperanza y creatividad: cuando un niño es capaz de convertir unas cajas de cartón en un irresistible juego arcade, se atisban las posibilidades del cartón como material estructural fácil de obtener, barato, reciclado, reciclable, con escaso impacto, efímero.

Muchos de nosotros hemos creído tener un a menudo ilusorio momento de inspiración mientras sosteníamos el cilindro de cartón de un rollo de papel higiénico acabado.

Perfecto para improvisar alguna manualidad con nuestros hijos, pensamos. Desde teléfonos unidos por cordeles a todo tipo de artilugios efímeros.

Material omnipresente al que no prestamos atención

El cartón es abundante, barato, ubicuo gracias a su uso en todo tipo de embalajes, a menudo reciclado y reciclable, universal.

(Imagen: Cardboard House, una casa modular de cartón) https://inhabitat.com/the-cardboard-house/ 

Si eres fanático de las casas prefabricadas, te encantará esta casa de cartón fabulosa y prefabricada. La estructura totalmente de cartón de $ 35,000 viene empaquetada y se puede instalar en el sitio en menos de 6 horas. Está hecho de materiales reciclados y es completamente reciclable. ¡También viene con un inodoro de compostaje y condensa su propia agua!

Como el papel, el cartón es otro derivado universal de pasta de celulosa que aumenta su porcentaje de uso reciclado. No obstante, y pese al uso creciente de sistemas de embalaje menos aparatosos, con menos cantidad y más material reciclado, el cartón sigue presente tras la mayoría de compras.

Se experimenta con el uso de embalaje natural y biodegradable que “crece” para adaptarse a las necesidades (envoltorios y estructuras fúngicas a base de micelios), el plástico biodegradable o los polímeros de plástico convencionales (dependientes del petróleo); pero el cartón se sigue imponiendo en costes y disponibilidad.