1. Brindar información a tus clientes y empleados sobre el distanciamiento social.

Primero que nada, otórgales a tus clientes y empleados información sobre esta iniciativa. La Organización Mundial de la Salud y los organismos gubernamentales han compartido datos, cifras y recomendaciones que puedes mostrar en tu negocio, sitio web y tus redes sociales para comunicar la importancia de seguir el distanciamiento social y cómo se transmiten las enfermedades como el COVID-19.

2. Evitar el contacto físico directo (por ejemplo, los apretones de manos)

El contacto físico es la forma más rápida y común de propagación del virus. Haz todo lo posible por limitar el contacto físico en el lugar donde te ubicas o trabajas. No se den la mano, no se abracen y busquen otras formas de saludarse, que no impliquen el contacto directo (de hecho, han surgido videos con maneras muy originales de saludarles con brazos y piernas).

3. Posponer eventos a gran escala o transmitirlos por internet

De acuerdo con diversas autoridades de salubridad, la mejor opción para mantener la salud pública es cancelar o posponer eventos masivos como las conferencias, los eventos deportivos, los conciertos, etc. De hecho, no se recomiendan reuniones de más de 10 personas.

Sin embargo, esto no significa que todo esté perdido: muchos músicos, empresas, iglesias y profesionales de diversas industrias han considerado transmitir sus eventos y/o servicios en línea. Puedes elegir YouTube Live o ViewStub (una plataforma de transmisión de eventos en vivo) como opciones viables para retransmitir tus eventos.

4. Reemplazar las conversaciones en persona por las virtuales.

En lugar de reunirse cara a cara, háganlo virtualmente. En la mayoría de los casos, no es difícil reemplazar una reunión en persona por una videoconferencia o una llamada.

Eso sí, elige una plataforma que se adapte a las necesidades de tu reunión. Por ejemplo, si se trata de una reunión pequeña, Google Hangouts es una excelente opción; pero si necesitas organizar un seminario web o una reunión grande, quizá debas probar con Microsoft Teams Live Events o GoToWebinar.

Y si deseas realizar una conferencia virtual, consulta ViewStub.

5. Permitir a tus colaboradores trabajar de manera remota.

¡Haz la transición hacia el trabajo remoto! Si tus empleados pueden cumplir con sus responsabilidades desde casa, teniendo las herramientas adecuadas, permíteles trabajar vía remota. Facebook, Google, Twitter, Amazon  y GoDaddy son algunas de las empresas que han promovido políticas más flexibles en torno al trabajo en el hogar, a raíz del brote de COVID-19.

Históricamente, el trabajo remoto ha incrementado la productividad de algunas empresas, así que no te preocupes ahora por la “pérdida de la productividad”.

En esta época, muchas empresas están operando con equipos dispersos, lo cual demuestra que podemos dejar de usar papel. Piénsalo de esta manera: no tienes que ir a la oficina para llenar un formulario o un reporte si puedes acceder a él desde internet, ¿cierto?

Busca un servidor de hosting externo para administrar la información y el software de tu empresa, y podrás hacer que las personas trabajen en cualquier lugar y momento. Y si tienes información patentada o datos personales de tus clientes, como sus finanzas e información de salud, existen compañías de servidores que cumplen con las regulaciones internacionales. Estas empresas siguen las últimas normas de privacidad financiera y de salud, por lo que tu información estará bien protegida.

Asegúrate de contar con medidas de seguridad para todos tus datos y accesos.

De ser posible, haz que los trabajadores remotos utilicen una red privada virtual (VPN) para iniciar sesión en los servidores de tu compañía. Esto ayudará a evitar que los hackers intenten interceptar el tráfico entre las computadoras de tus colaboradres y tus servidores.

6. Habilitar la planeación flexible

Para los empleados que necesitan estar presentes físicamente, considera escalonar sus horarios de trabajo. De esta manera, podrás tener un número menor de empleados presentes en tu ubicación, local u oficina.

7. Crear espacios adicionales en ubicaciones físicas

Si tienes un negocio que otorga servicios de manera física (por ejemplo, un restaurante que sirve comida a los comensales), aumenta la distancia entre los clientes. Una forma de hacerlo es ampliando los pasillos de compras o incrementando la distancia entre las mesas.

8. Recurrir a los servicios en línea cuando sea posible

Si es posible, haz la transición hacia el servicio “solo en línea” o “remoto”. Por ejemplo, puedes adoptar el modelo de ofrecer productos “solo para llevar” para evitar que se aglomeren muchas personas en tu negocio.

Muchos restaurantes están ofreciendo comida para llevar o a domicilio, sin permitir el consumo dentro de sus locales. Las tiendas minoristas, incluyendo algunas licorerías y supermercados, están adoptando un modelo similar.

Anima a las personas a que te llamen por teléfono o usen el sitio web para pedir productos y pagar en línea.

9. Reducir el manejo de efectivo

Como medida temporal para ubicaciones físicas, intenta reducir o eliminar el pago en efectivo. En su lugar, utiliza terminales bancarias, terminales punto de venta portátiles o sistemas de pagos digitales siempre que sea posible.

Considera opciones como PayPal, Apple Pay y Google Pay como una forma de evitar el manejo de dinero. Incluso los pagos a través de transferencias pueden ser una opción viable.

10. Escalonar el flujo de clientes

También puedes fomentar el distanciamiento social si controlas el flujo de clientes en tu negocio. Por ejemplo, puedes atender a los clientes de uno en uno, o canalizarlos a través de un método de servicio diferente.

Descubre cómo algunas tiendas han modificado las horas de compras para ayudar a proteger a las personas de edad avanzada, en esta nota de La Vanguardia: Los supermercados se adaptan: modifican horarios y priorizan la atención a los mayores y más vulnerables.